Saltar al contenido

Técnicas para entutorar guisantes

Cultivo y entutorado de guisantes

Los guisantes o como son conocidos en diferentes países: chicharos o arvejas, son una de las legumbres nutricionalmente más completas, éstos nunca faltan en los hogares y es que el alto nivel proteico que contienen los convierten en los preferidos de quienes les gusta mantenerse saludables. Los guisantes no deberían faltar en ninguna dieta ni huerto ya que sus beneficios para la salud son verdaderamente mágicos y si tienes un huerto tampoco deberían faltar en él. El cultivo y entutorado de guisantes es una labor que trae una muy buena recompensa a quien decida realizarla.  Presta mucha atención a todas nuestras recomendaciones del proceso que te llevaran a entutorar guisantes como un experto y así garantizar su óptimo crecimiento.

El cultivo de guisantes es un proceso que necesita de un buen estudio del suelo y una detallada preparación, antes de sembrar nuestras plantas guisantes debemos percatarnos de varios factores muy fundamentales para su correcto cultivo. Lo primordial por saber es que los guisantes prefieren un clima templado no son plantas que sobrevivan a las altas temperaturas así que debemos elegir el clima perfecto ya que también necesitan de una muy buena exposición al sol para su buen desarrollo.  Sabiendo esto pasamos a preparar el huerto donde tendremos nuestra siembra de hortalizas; la tierra donde vayamos a sembrar nuestras plantas debe estar bien drenada donde el pH se encuentre por encima de 6,5  y lo más importante es que el nivel de ácido sea muy bajo (los guisantes no soportan suelos muy ácidos, si nos ocupamos de esto nuestra planta surgirá); luego de analizar nuestro suelo lo único que necesitará la tierra es un poco de abono y estará lista para nuestra siembra.

Entutorar guisantes
La ventaja de entutorar guisantes es que garantiza un optimo crecimiento.

Otro de los factores importantes para el correcto cultivo de guisantes es la humedad, incluso desde antes que comience la siembra la humedad es primordial, lo primero que haremos con nuestras semillas es remojarlas en agua durante unas 4 horas para que estén previamente preparadas y listas para la tierra, esto ayudara a que germinen con mayor facilidad, una vez las tengamos sembraremos de 4 a 6 semillas por planta a una distancia de 15cm aproximadamente (entre cada una de ellas), para evitar que se enreden unas con otras en su crecimiento entorpeciendo el posterior entutorado. El mantenimiento de nuestro cultivo debe constar de un riego constante, los guisantes necesitan que se mantenga la tierra húmeda para que sus raíces se conserven intactas. Si seguimos estos consejos nuestra planta crecerá naturalmente y podremos pasar al siguiente paso en nuestro huerto, comenzar a entutorar guisantes.

Planta de guisantes y malla tutora
Se recomienda que la tierra este húmeda para que se conserven las raíces de la planta de guisantes.

Para comenzar a entutorar nuestra planta de guisantes ésta debe tener al menos 30 cm de altura para que podamos manipularla sin propiciarle ningún daño. El proceso es muy sencillo y nos traerá muchos beneficios deseables para completar nuestro proceso de cultivo. Las dos técnicas más conocidas para el entutorar guisantes y las que más recomendamos para su sano crecimiento son:

  • Enturado con mallas: hay dos tipos de mallas tutoras, las de plástico y las de acero, quienes prefieren las de plástico lo hacen por considerarlas más flexibles al momento de armar la estructura y los que buscan las de acero lo hacen como una inversión en el tiempo ya que éstas duran mucho más y se conservan intactas, ambas son igual de efectivas para entutorar. Con cualquiera de las dos opciones la estructura para entutorar guisantes es la misma. Principalmente se enterraran dos soportes en cada extremo de la hilera de plantas, a una muy buena profundidad para que sostengan muy bien la malla y los guisantes próximamente. La malla deberá pasar entre los soportes, con mucha paciencia insertaremos cada soporte en un anillo de la malla, esto lo haremos intercaladamente, uno de los anillos ira por delante del soporte y el siguiente por detrás y así sucesivamente hasta que lleguemos a unos 10 cm de la tierra, (recomendamos que se haga en todos los soportes simultáneamente para facilitar el proceso). Si estamos usando una malla de plástico es recomendable terminar de fijar ésta a los soportes con bridas para que quede lo suficientemente firme. Por ultimo debemos situar nuestra planta entre la malla y a medida de que ésta crezca naturalmente se enredara en la malla por si sola.
  • Entutorado con varas: para esta técnica vamos a recomendar varas de bambú como tutores, principalmente por ser resistentes al agua y cuando el bambú ya está seco dura por mucho tiempo y así podríamos reusarlos en próximos cultivos. Este proceso es mucho más fácil de realizar, lo único que debemos hacer es enterrar nuestras varas a una profundidad adecuada para que resistan el peso de la planta de guisantes completamente desarrollada, este tutor debe estar a 10cm de separación de nuestra planta para que cuando lo enterremos no dañe la raíz de ésta. Al finalizar guiaremos nuestra planta de guisantes hacia el tutor y a medida de que esta se desarrolle se enredara alrededor de él y desarrollara un crecimiento horizontal.
Guisantes entutorados por malla tutora
Hay distintos materiales que se usan para entutorar guisantes son las mallas de plástico o de metal y varas de madera o metal o las cañas de bambú.

La planta de guisantes es originalmente trepadora, con el simple hecho de proporcionarle una guía que la ayude con su crecimiento horizontal, ésta la buscará y seguirá el camino correcto. Si ya hemos hecho una excelente labor para este cultivo debemos finalizarlo de la manera correcta. El entutorado de las plantas en una técnica que se usa desde hace muchos años atrás, sus beneficios son adaptables a cada distinta especie; para el cultivo de guisantes el entutorado nos brinda ventajas como: una mejor explosión al sol, que la planta reciba el riego de manera más uniforme en toda su superficie, al no crecer rastrera es alejada del daño que puedan proporcionar hongos, babosas o cualquier otro insecto, la planta tendrá una mejor aireación y por ende un mejor desarrollo y la cosecha será mucho más cómoda.

Planta de guisantes expuesta al sol
Las ventajas de entutorar a los guisantes son que tienen una mejor la exposición al sol y se riega de manera mas eficiente.

Para cosechar nuestros guisantes debemos ser muy intuitivos, lo más común es que las vainas crezca de abajo hacia arriba, las que se encuentran más cerca de la raíz se desarrollarán más rápido que las que están las puntas de la planta, el único factor determinante que nos indica que nuestros guisantes ya están listos para cosechar es que la vaina este lo suficientemente gruesa, también puede notarse que tiene cierta textura que nos muestra el tamaño de los guisantes en su interior; cuando la vaina es muy plana es una señal clara que en su interior no hay ningún guisante listo para el consumo. Para obtener el fruto no necesitamos ningún tipo de herramienta especial, con nuestras propias manos podemos arrancar las vainas listas de nuestra planta de guisantes, ubicamos su tallo y tiramos de él muy sutilmente para no hacerle daño a la planta, ésta se desprenderá con facilidad. Por lo general se cosechan vainas verdes ya que cuando éstas están muy amarillas es sinónimo de que los guisantes en su interior están secos, para evitar esto y sacarle un mejor provecho a nuestro cultivo es importante revisar minuciosamente la planta en busca de algún fruto escondido. Esperamos que estos consejos y técnicas sobre el cultivo y cómo entutorar guisantes, te sirvan para conseguir una muy próspera cosecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *