Saltar al contenido

Blog

   Sobre entutorar guisantes.

malla espaldera hortomallas instalada en campo de cultivos
Son bastantes las formas de tutoreo y soporte que usted puede aplicar sobre sus cultivos de guisante.

El guisante (o pisum sativum, si queremos utilizar su nombre científico) pertenece, al igual que la lenteja y la soja, a la familia de las leguminosas y, al igual que otras legumbres, parece que la historia de su consumo se remonta a milenios. Podría tener más de diez mil años, según estudios arqueológicos y su zona de origen se presume entre la India y Turquía.

Bien sea que los llamemos guisantes, chicharos, petipuas o arvejas, es un hecho que esta pequeña legumbre verde es una de las que posee mayor cantidad de fibra y proteína vegetal, además de ser una buena fuente de minerales como potasio, fósforo, magnesio, calcio, sodio, hierro, zinc y selenio. Y, por supuesto, también es destacable el contenido en vitaminas como vitamina C, niacina o B3, folato o B9, tiamina o B1, piridoxina o B6 y vitamina A.  Por si esto fuera poco, son un poderoso beneficio para personas con dolencias cardiacas, regulan los niveles de colesterol y azúcar en la sangre, además de mejorar la circulación.

Todas estas riquezas hacen que el guisante sea considerado como un antídoto natural contra el envejecimiento ya que puede renovar las células de nuestro cuerpo. Se considera que la salud de nuestras uñas, piel, cabello, nuestra fuerza muscular y nuestra vitalidad se ven mejoradas por el consumo abundante de esta legumbre.

Además de todo esto, su modo de preparación en la cocina es prácticamente ilimitado. Podemos comerlos hervidos, en puré, salteados, en sopas, ensaladas o sofreídos en aceite con cebolla, un poco de ajo y curry.

sistema vertical con malla espaldera en campo
El entutorado es una técnica que ayuda a los cultivos a desarrollarse y crecer adecuadamente.

Al conocer todos sus beneficios resulta obvio por que numerosas personas los tienen en su huerto, así que si hemos decidido sembrarlos bien sea para la venta o para consumo propio, es importante aprender ciertos detalles y trucos que beneficiaran su sano crecimiento, siendo uno de estos importantes pasos el entutorado de guisantes.

Antes de hablar sobre los beneficios de entutorar guisantes, es importante saber a que nos referimos cuando hablamos de entutorar o entutorado de una planta. El entutorado es una técnica agrícola practicada desde hace cientos de años. Se trata de la creación de una estructura para generar soporte para ciertas plantas durante su crecimiento y desarrollo, bien sea para guiar sus tallos o para facilitar el sostén de sus flores y frutos.

-. Sobre entutorar guisantes:

Mucho antes del entutorado, es importante saber que el guisante requiere de una tierra suelta, ligera y bien drenada. Este cultivo no tolera suelos muy ácidos y se ha de vigilar el pH para tratar de que no sea inferior a 6,5. Son una cosecha de estación fresca, con frio moderado y cierta humedad, no soporta el calor en exceso ni el tiempo muy seco. Al igual que todas las leguminosas, los guisantes fijan el nitrógeno atmosférico, por lo que no es muy exigente respecto a la riqueza orgánica del suelo, sin embargo, en caso de que sean suelos muy pobres podremos utilizar algún abono complejo. Para terminar, el guisante necesita una exposición soleada y riegos frecuentes para su óptimo crecimiento.

Al entutorar los guisantes estaremos guiándolos durante su desarrollo, ya que esta es una planta trepadora que, por medio de pequeños zarcillos, va enganchándose a otras plantas o a elementos que estén a su alcance para así poder crecer, a manera de las enredaderas.

Los beneficios que obtendremos por medio del entutorado serán de gran ayuda. Primero, impediremos que la planta crezca rastrera y evitaremos que sus vainas y frutos se estropeen, además, con este método conseguiremos que tenga una mejor exposición al sol y una correcta ventilación, aumentando así el nivel de producción de la planta. Otra ventaja del tutor es que les será más difícil a los insectos y otras plagas atacar a nuestra planta, pero será mucho más fácil para las abejas polinizar y fecundar sus flores.

Entutorar guisantes
La malla plástica es una red muy adaptable, fácil de instalar, y muy resistente.

-.Tips para entutorar guisantes:

  • El mejor método para entutorar guisantes es el de la malla plástica.
  • Podemos empezar a entutorar cuando la planta haya alcanzado los 15 cm, este será el momento ideal para preparar nuestro tutor.
  • Los tutores serán varas de madera (suele utilizarse el bambú, ya que una vez seco dura muchísimo tiempo y además da un toque de diseño a nuestro huerto) o varillas metálicas corrugadas (estas soportan mucho más peso que sus contrapartes de bambú).
  • Clavaremos un tutor cada metro o metro y medio de distancia uno de otro. Hay que enterrar los tutores muy bien para que las varas soporten el peso de las plantas mientras crecen.
  • Una vez puestos los tutores, utilizaremos de soporte para nuestras plantas una malla o red plastica. De esta manera, mientras los guisantes crezcan irán trepando por este soporte con los zarcillos.
  • Vamos metiendo poco a poco la malla en cada tutor por la parte de arriba más o menos a la vez y a modo de zig-zag (esto es que pase por delante del tutor, en el siguiente por detrás, y así sucesivamente.) de esta manera la malla se mantendrá erguida. Bajaremos la malla poco a poco hasta que llegue al suelo, teniendo mucho cuidado con las plantas porque podríamos maltratarlas.
  • Ya que la malla plástica es algo endeble, debemos amarrarla muy bien y en varios niveles a cada tutor, de esta manera no perderá forma ni disminuirá la tensión con el paso del tiempo y el peso de la planta.
  • Apenas hayamos instalado la malla debemos pasar cada planta entre las aberturas, esto lo haremos con mucho cuidado para evitar partir los guisantes. Luego, la planta ira trepando por sí sola, poco a poco con ayuda de sus zarcillos.
  • A la hora de cosechar los guisantes es bastante útil valernos de nuestro tacto. Si la vaina está muy lisa y plana quiere decir que esos guisantes aun están tiernos. Si, por el contrario, la vaina esta abultada y la superficie esta rugosa quiere decir que los guisantes ya estan maduros para el consumo y podremos arrancar la vaina con nuestras propias manos.

Con estos sencillos pasos lograremos entutorar nuestros guisantes de forma exitosa. Esto, sumado a un riego abundante y mucho cariño de nuestra parte se traducirá en una planta sana y feliz, que nos obsequiara sus frutos cargados de beneficios.

Sobre el entutorado de pepinos.

Es un hecho, comer sano está de moda, últimamente la mayoría de las personas ha tomado consciencia sobre su cuerpo y sobre los alimentos que ingiere. Se ha comprobado científicamente que mientras más sana sea nuestra alimentación, más longeva podrá ser nuestra vida. Es por ello que, bien sea por nuestra propia salud o para la venta, no está de más tener en nuestro huerto una porción dedicada a aquellas frutas, verduras y hortalizas que más beneficios aportan a nuestro cuerpo. Siendo una de las mejores opciones el pepino, ya que no solo da una enorme cantidad de nutrientes a la hora de ser ingerido, sino que también es un gran aporte medicinal e hidratante a nuestra piel, como veremos ahora.

Para empezar, los pepinos están compuestos aproximadamente de un 95% de agua (al igual que la sandía), esto lo vuelve un alimento refrescante y altamente hidratante, además de bajo en calorías. Igualmente cuenta con una gran cantidad de vitaminas y minerales altamente necesarios para nuestro cuerpo, como hierro, potasio, magnesio, fosforo, azufre y yodo. Por otra parte, dentro de las propiedades medicinales que han vuelto tan popular al pepino está el cuidado de la piel, pues previene granos y espinillas, es vigorizante, tonificante, da brillo a la piel, elimina manchas y combate ojeras... Esta es una práctica que se ha implementado desde la antigua Roma y Grecia (elaboraban una mascarilla de aceite de oliva y pepino) y hasta la antigua India (el pepino se cultivaba en la india desde hace más de 3000 mil años, de hecho, es mencionado en el Rig-veda, uno de los textos más antiguos de la humanidad)

Por si fuera poco, el pepino es bastante versátil a la hora de agregarlo a ensaladas o comiéndolo solo con sal y vinagre, pues tiene un sabor refrescante y accesible.

Enumerados todos sus beneficios, ya vemos por qué es una gran opción sembrar y entutorar pepinos en nuestro huerto...

-. Para empezar ¿Qué es el entutorado?

El entutorado es una técnica agrícola practicada desde hace cientos de años.  Se trata de la creación de una estructura para generar soporte para ciertas plantas durante su crecimiento, bien sea para guiar sus tallos o para facilitar el sostén de sus flores y frutos.

-. Sobre entutorar pepinos:

Si bien el entutorado no es un paso obligatorio en el desarrollo de nuestros pepinos, ya que estos se desarrollan perfectamente al ras del suelo, no está de más hacerlo, ya que es fácil, no toma tanto trabajo y trae numerosos beneficios, a saber:

  • Al hacerlos crecer hacia arriba ahorramos una gran cantidad de espacio en nuestro huerto, que puede ser aprovechado para sembrar más pepinos.
  • De esta manera la planta se airea y se hace menos propensa a desarrollar hongos, ya que no estaría en contacto con el suelo húmedo.
  • Se mejora la exposición solar de la planta (el pepino necesita mucha luz solar para desarrollarse sanamente)
  • Al no estar el fruto en contacto con el suelo, no se pudre fácilmente, además, de esta manera está protegido de alimañas rastreras. El crecimiento vertical también favorecerá enormemente a la hora de la recogida.

En definitiva, es muchísimo mejor opción entutorar nuestros pepinos, pues de esta manera obtendremos plantas sanas y mejores frutos.

-.Tips para entutorar pepinos:

  • El mejor método para entutorar pepinos es el de la malla metálica.
  • Existen tres tipos de pepino: el corto o pepinillo, que se consume fresco o para encurtido, el pepino medio largo (o tipo francés) y el largo (o tipo holandés). Es indiferente el tipo de pepino que sembremos, las técnicas para entutorar pepinos siguen siendo las mismas.
  • Podemos empezar a entutorar cuando la planta haya alcanzado los veinte o treinta cm, este será el momento ideal para preparar nuestro tutor.
  • Los tutores serán varas de madera (suele utilizarse el bambú, ya que una vez seco dura muchísimo tiempo y además da un toque de diseño a nuestro huerto) o varillas metálicas corrugadas (estas soportan mucho mas peso que sus contrapartes de bambú).
  • Clavaremos un tutor cada metro o metro y medio de distancia uno de otro. Hay que enterrar los tutores muy bien para que las varas soporten el peso de las plantas mientras crecen.
  • Una vez puestos los tutores, utilizaremos de soporte para nuestras plantas una malla o red metálica. De esta manera, mientras los pepinos crezcan irán trepando por este soporte con los zarcillos.
  • Vamos metiendo poco a poco la malla en cada tutor por la parte de arriba mas o menos a la vez y a modo de zig-zag (esto es que pase por delante del tutor, en el siguiente por detrás, y así sucesivamente.) de esta manera la malla se mantendrá erguida. Bajaremos la malla poco a poco hasta que llegue al suelo, teniendo mucho cuidado con las plantas porque podríamos maltratarlas. En caso de que la malla no quede suficientemente erguida podremos amarrarla en diferentes niveles a cada tutor con hilo.
  • Si nuestros tutores son de mas de dos metros podemos colocar otra malla sobre la que ya hemos puesto, de esta manera, si nuestros pepinos crecen mucho estos podrán seguir trepando. Una vez colocada la segunda malla podemos amarrarla a la primera con hilo para que queden niveladas.
  • Apenas hayamos instalado la malla debemos pasar cuidadosamente cada planta entre las aberturas. Luego, la planta ira trepando por si sola, poco a poco con ayuda de sus zarcillos.
  • De 40 a 60 días podremos empezar a cosechar nuestros pepinos.
  • Para determinar un punto de calidad para el pepino, debemos recogerlo y consumirlo completamente verde y firme, cuando empieza a ponerse amarillo en la base. No debemos ingerirlo si se encuentra de color amarillo.
  • El fruto del pepino se esconde con facilidad bajo las hojas, es importante revisar muy bien toda la planta para que no quede un solo pepino sin cosechar

Con estos sencillos pasos, podremos entutorar pepinos, de esta manera, y junto con la cantidad de sol indicada y un riego constante, nuestras plantas crecerán sanas y sus frutos abundantes, así, empezaremos a disfrutar de sus múltiples beneficios, y en caso de que nuestros pepinos sean para la venta, obtendremos productos de alta calidad.

1

El uso de la malla espaldera como técnica novedosa para tutorar.

Tutorar, como se mencionó anteriormente entutorar o tutorar se le define como un sistema de soporte que funciona como guía a través del desarrollo y crecimiento de las plantas. Tiempo atrás, a principios de la domesticación de plantas esta técnica no se aplicaba en lo absoluto puesto que los suelos y tiempos eran muy diferentes a los que tenemos hoy en la actualidad. Principalmente las condiciones ambientales eran más precisas de lo que son ahora, sin embargo, con el cambio climático las sequias, lluvias torrenciales, ventarrones e inundaciones se han vuelto impredecibles. En cuanto a cuestión del suelo, cada vez se vuelven más infértiles por la enorme cantidad de químicos que se aplican a los cultivos por cuestiones de mejoramiento y calidad. También cuando no se deja descansar la tierra por un determinado tiempo esta con el paso del tiempo va perdiendo sus nutrientes y por lo tanto su fertilidad.

Cultivos sin tutorar
Desventajas que presentan los cultivos cuando no se tutoran.
material de entutorado
Herramientas que se han llegado a utilizar a lo largo del tiempo para tutorar.

No obstante, el incremento de plagas, y fitopatógenos con el paso del tiempo han ido incrementando y con ello los cultivos cada vez se vuelven más susceptibles a sufrir una enfermedad por virus, hongos, bacterias, entre otros causantes de muchas fitopatologías.

El tutorar o entutorar las hortalizas surge a partir de la gran necesidad de agricultores en evitar o al menos reducir las pérdidas en sus cosechas, puesto que para muchos de ellos dependen única y exclusivamente de este trabajo. Por lo que una manera práctica de hacer esto fue la instalación de palos, cañas o tubos a lo largo del tallo de cada planta para que esta se recargará. Sin embargo no duró por mucho tiempo pues el peso de los frutos y los ventarrones intensos lograban quebrar fácilmente el tallo de la planta.

entutorado con anillos
Tutorado con rafia. Pedúnculo ahorcado por el peso del fruto.

El segundo invento exitoso fue la rafia agrícola la cual incluso hoy en día es aún muy utilizada en invernaderos. Por desgracia, según estudios científicos han demostrado que el tutorar con este hilo rafía aumenta el estrés continuo de la planta. El estrés tanto en plantas como en cualquier animal es un conjunto de múltiples alteraciones que perjudica gravemente el estado físico, mental, emocional del organismo. Un ejemplo muy visto en el caso de las hortalizas cuando se mantienen en un estrés constante es la reducción de tamaño, calidad y sabor de los frutos.

cultivo de tomates
Demostración de las diferencias que hay entre tutorar con rafia y tutorar con rafia.

Afortunadamente con la novedosa malla espaldera HORTOMALLAS se procura reducir este estrés, dando como resultado un mejor soporte durante el crecimiento y desarrollo de la planta. El uso de las mallas para tutorar cultivos es una nueva tecnología muy utilizada por los horticultores y agricultores que se dedican arduamente a la producción de hortalizas como son los melones, tomates, calabacita, berenjenas, pimientos, entre muchas más; puesto que se ha visto tanto en campo como en invernadero una reducción en las pérdidas de cultivos y un incremento en la calidad del fruto.

Cultivo de pepino en invernadero
Malla espaldera tutorando cultivos de pepino.
Tutorado en campo abierto con cultivo de tomate.
Malla espaldera instalada en cultivos de tomate.

Para más información contáctenos aquí